Debes elegir por lo menos una opción.
Volver al blog

5 Formas de superar la inseguridad de tu cuerpo

La inseguridad, la mala imagen de uno mismo, el desagrado y la desaprobación que podemos sentir o tener con nuestro cuerpo, es un problema con el que a veces cargamos durante mucho tiempo e incluso puede acompañarte durante toda la vida. Para el artículo de hoy, estaremos ayudándote con algunos consejos para que logres superar la inseguridad contigo y con tu cuerpo.

Difícil pero no imposible

El tener una buena imagen sobre nosotros mismos y sentirnos seguros con nuestro aspecto, es una tarea difícil. Es difícil debido a que el percibirnos de mala manera, es una creencia personal. Como dijimos en repetidos artículos, las creencias son muy difíciles de cambiarlas o de desenmascararlas, por eso es que a veces puede ser complejo el lograr convertir nuestras malas perspectivas en buenas perspectivas. Una vía sana para comenzar siempre es buscar ayuda de un profesional psicólogo, entrenador y nutricionista. Recuerda que todo está en sintonía y conexión, mente alma y cuerpo.

Prioridad: Mejorar nuestra autoestima

La autoestima va muy de la mano con la seguridad y la buena imagen de uno mismo. Al día de hoy existen muchísimos casos de personas (la mayoría jóvenes) con enormes problemas de autoestima y esto automáticamente genera que estemos más inseguros no solo con nuestro cuerpo, sino que con cualquier otro tipo de actividad que hagamos.  Por eso es importante tratar de realizar pequeños pasos para mejorar nuestra estima personal, simplemente hay que tratar de mantener un enfoque en esas simples particularidades de las que realmente somos buenos y nos muestran como alguien exótica en la vida.

5 Consejos para ser más seguros con nuestro cuerpo

A continuación te dejaremos algunos consejos para que puedas empezar a mejorar tu inseguridad corporal. Es importante decirte que sin voluntad propia, es difícil que veas algún resultado.  Es importante que mantengas la energía y el enfoque necesario en cada ejercicio que hagas para mejorar tu inseguridad.

Cambiar el aspecto (sé tu mismo): Aunque es algo bastante mencionado cuando se trata de la imagen, el cambiar algo simple de tu aspecto te puede ayudar a mejorar tu imagen. En este caso te recomendamos lo básico: cortarse el pelo, arreglarse el pelo o un cambio relacionado con el pelo, ya que el cabello es de las primeras características que llama la atención. Emprolijarse, cambiar la vestimenta y nuestros perfumes. Recuerda siempre intentar ser tu mismo, encontrar tu estilo, esto es fundamental para sentirte cómodo. No intentes copiar lo que hacen otros, recuerda que cada persona es diferente y eso siempre es lo más lindo y atractivo de una persona.

Ejercicio: Nada mejor que el ejercicio para mejorar nuestra seguridad e imagen personal. Sea cual sea el tipo de ejercicio físico que hagas, este mismo te ayudará verte mejor contigo y con tu cuerpo. Lo importante es que mantengas la constancia, la motivación y la voluntad intacta. También te recomendamos que te veas al espejo cada semana para que veas los cambios físicos que estás teniendo. Esto ayuda con tu autoestima y percepción personal.

Comida/Nutrición: Una parte de sentirnos bien es alimentarnos de forma correcta. Recuerda que esto influye en nuestro cuerpo pero también en nuestra mente. Muchas veces queremos cambiar nuestro cuerpo sin alimentarnos de otra manera. Ten en cuenta este aspecto porque es fundamental para lograr una mejora significativa. No se trata de comer más o menos, sino de comer variado y alimentos que aporten la nutrición suficiente a nuestro cuerpo para poder tener una vida sana y saludable.

Nuestro interior: Es importante que no vivas en el afuera, es decir no estés todo el tiempo pensando y comparándola con los demás, ya sean amigos, familiares, conocidos, compañeros de trabajo, entre otros. Muchas personas de tu alrededor se muestran como personas seguras de sí mismas y mostrando que se llevan al mundo por delante, cuando en realidad son todo lo opuesto a lo que muestran, quizás hasta muchos más inseguros que uno mismo. Por eso mismo concéntrate solo en ti y nadie más, ya que la mejora es para ti contigo mismo sin importar el afuera.

Trabajar la mente: La percepción que tienes de tu cuerpo viene de tus creencias y de tu mente. Es subjetiva. La belleza siempre lo es y siempre lo fue. Trabajar en tu salud mental es fundamental ya que permitirá que te aceptes más, te quieras y logres así desarrollar una mejor postura de tu cuerpo. Mucho más segura y confiada.

No creas en todo lo que ves

Como dijimos recientemente, a veces vemos a ese amigo/a nuestro con un aspecto impecable, un olor a perfume muy notorio e invasivo, una cara bien cuidada y un cuerpo que da la sensación de que están a medio paso de ser modelos o gente farandulera. Lo que sucede es que en muchísimos casos como estos, la persona detrás de esa faceta impecable y de tapa de revista, suele tener una inseguridad superior a la que puede tener una persona promedio o una persona que aparenta ser más descuidada o sencilla. Esto sucede debido a que en estos casos las personas que viven en base a su imagen y a lo social, arrastran traumas del pasado que los hace ser así. Ya sea por falta de atención de los padres, pocos amigos en la escuela, eran catalogados como feos de niños, problemas con el peso y cientos de dificultades que a veces traemos de la infancia y que no siempre son superados. Así que después de ver este ejemplo, es fácil darse cuenta que detrás de tu inseguridad, resulta que eras más seguro y más atractivo de lo que piensas.

Conclusión

Como vimos a lo largo del artículo, la inseguridad es una creencia muy común y  difícil de cambiar. Pero a su vez podemos observar cómo cambiando y mejorando pequeños hábitos de nuestra vida, podemos comenzar a dejar de lado la mala imagen que tenemos de nosotros mismos. Como mencionamos durante gran parte del artículo, la voluntad y la motivación son la clave del éxito. Se debe de mantener el enfoque y esa ambición por verte bien casi que rutinariamente. A su vez es importante que comiences a vivir para ti mismo, en lugar de vivir por y para los demás o en comparación con los demás.