Debes elegir por lo menos una opción.
Volver al blog

¿Media naranja o naranja entera? De-construyendo el mito

La media naranja, esa frase o metáfora tan famosa y que tan internalizada está en nuestra sociedad. Muchas personas suelen tomarse muy a pecho esta metáfora, otras no tanto. Veamos el significado de la media naranja y también el de la naranja entera.

Origen del término: "Media Naranja"

Se cree que el origen del término “media naranja” surge de una obra de Aristófanes en la antigua Grecia. Cabe destacar que el antecesor de esta creencia es Platón que en su famosa obra el banquete, habla sobre relaciones entre humanos, algo que para la época era bastante nuevo, debido a que los temas amorosos siempre se referían a los dioses.

Resumiendo el relato de la media naranja surge así:

”Los humanos eran seres esféricos completamente perfectos. Tanto es así que poseían cuatro brazos, cuatro piernas y dos caras idénticas, una a cada lado de la cabeza.”

Lo que relata el mito es que a causa de su apariencia, estos “seres” se creyeron poderosos para desafiar a los dioses debido a su vigor. Entonces al desafiar a los dioses, Zeus los castigó partiéndolos en dos.

Básicamente es ahí donde comienza el modelo en el cual las personas deambulamos por el mundo en la búsqueda de la mitad o de nuestra media naranja.

¿Por qué siempre queremos buscar a nuestra otra mitad?

Las personas suelen buscar a su persona ideal para no sentirse solos, para llenar un vacío, para complementarse y para lograr armar una especie de “puzzle” que en este caso sería formar un hogar. Siempre suele suceder de que tenemos muy internalizado (quizás sea por creencia social) de que siempre nos falta “algo” para estar entero.

Parece como que es casi una obligación ir en busca de tu otra mitad porque sino, tu vida carece de sentido. Pero ¿será cierto esta conducta que tantos humanos tienen y creen? A continuación veremos el otro lado de la cuestión.

Rompiendo el mito de la media naranja: Naranja Entera 

Un concepto más ligado a la modernidad, básicamente es lo opuesto a lo anterior. Hoy en día suele pasar que mucha gente no siente la necesidad de completarse con otra persona. A diferencia de lo que dice el mito y de lo que es la creencia en las sociedades (principalmente en las occidentales), el ser humano no es un ser incompleto.

Nadie es más responsable por buscar nuestra propia felicidad y estabilidad que nosotros mismos. Una cosa es elegir a una persona para construir y compartir una vida y otra cosa es idealizar a una persona en la cual crees que si se juntan, van a vivir en un mundo o una realidad idílica, la cual es casi imposible e inexistente.

Ventajas y desventajas sobre tu otra mitad

Ahora dejaremos un punteo sobre algunos conceptos que son válidos tanto para comprender el funcionamiento del mito de la media naranja así como también en el de la naranja entera.

-Pensar y creer a ciencia cierta en tu media naranja, puede ser más peligroso de lo que crees, ya que generalmente las personas que se toman a pecho esta modalidad de vida terminan siendo muy dependientes emocionalmente.

-El complementarse a uno mismo, es un trabajo que debe de hacerse de manera individual, la única persona responsable por tu bienestar eres tú mismo.

-Cuidado con la idealización. Como mencionamos recientemente, idealizar y pensar que existe alguien perfecto para vos, no es bueno ya que lo único que se logra es caer en las actitudes y comportamientos tóxicos.

-A veces y sobre todo en edades más maduras y adultas, el sentimiento de soledad y vacío puede ser un enemigo. No debes tenerle miedo a la soledad, siempre trata de ver el “vaso medio lleno”, nunca vacío y explora la forma en que puedas combatir mejor tu soledad. Sácale ventajas.

-La felicidad está dentro de uno, nunca afuera, recuerda que si eres feliz, la otra persona te ve como alguien completo y probablemente sea un buen factor para nutrir tu vínculo, las personas en pareja pero infelices tienen finales y desarrollos complicados.

No existe la persona perfecta ni totalmente compatible contigo

La perfección solo es parte de la literatura romántica. Nadie es perfecto. Usualmente se suele caer en esa falsa creencia de que la persona perfecta existe y si todavía sigues soltero/a es porque tu príncipe azul o tu cenicienta todavía no llegó. Es importante dejar de lado esa creencia tan metafórica e incluso fantasiosa.

La única recomendación que podemos hacerte es que trates de congeniar con una persona que sea perfectamente imperfecta para ti. En cuanto a la compatibilidad nadie es totalmente compatible con nadie. Lo que es cierto es que generalmente siempre es más sano elegir una pareja con la cual tengas más tendencias y gustos en común así como una perspectiva de vida similar, ya que las diferencias es lo que hace que esa naranja se parta a la mitad y se eche a perder. Recuerda no poner altas expectativas en ambos conceptos.

Haciendo jugo de naranja con frases

“Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja, y que la vida solo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en nuestra vida merece cargar en las espaldas, la responsabilidad de completar lo que nos falta” – John Lennon

“Amar es encontrar en la felicidad ajena tu propia felicidad” – Gottfierd Leibniz

“La felicidad aparece cuando lo que piensas, lo que dices y lo que haces están en armonía” – Gandhi

“La felicidad solo es real cuando es compartida” – Christopher Johnson McCandless

“No necesitas que nadie te defina o te complete. Vienes listo de fábrica, con todas tus características organizadas: se llama esencia” – Walter Riso

Reflexión final

Como vimos a lo largo de la columna, el concepto de media naranja puede ser un arma de doble filo. También es importante que comprendas que eres una naranja entera y que el buscar a tu “otra mitad” no debe ser tomado a pecho como un concepto del romanticismo, sino que debe ser una experiencia más casual en tu vida de la cual aprenderás muchas cosas que quizás no habías aprendido. Hay muchas personas que les afecta psicológicamente el hecho de no poder congeniar con nadie o el hecho de que todavía se sienten vacíos y solos. En caso de sentirte mal, vacío y con las emociones frágiles, no dudes en consultar con un profesional de la salud mental (Psicólogo o consultor psicológico) para que te oriente y te ayude a desarrollarte mejor.