Debes elegir por lo menos una opción.
Volver al blog

¿Cómo salir adelante de una desgracia?

En algún momento de nuestras vidas nos toco vivir desagracias, literalmente nadie está curado de espanto ya que si hay algo común en todos los individuos es el hecho de que en algún momento la vida nos mostro su lado malévolo o su lado menos agradable. A continuación te plantearemos algunas estrategias o recomendaciones para poder salir o para poder convivir mejor con un mal momento que nos toco vivir.

Aceptación y voluntad

Cuando estamos frente a una desgracia lo primero que debemos tener en cuenta es el poder de la aceptación. Es importante que aceptemos el mal momento que nos está sucediendo y también darnos esa oportunidad de soltar ese dolor y esa ira frente a una desgracia.

Dejarse Sentir

Date tiempo para llorar, cuestionar, enojarte, gritar. Hacer catarsis es una buena manera de proteger tu salud mental, es esa herramienta que nuestro cerebro delibera para que podamos superar mas efectivamente y de una manera más rápida los duelos, las desgracias, los fracasos y todo hecho que nos está perjudicando nuestra vida.

No te cierres en una postura de dejar de lado el poder procesar una desgracia, hay muchas formas de poder conllevar los momentos oscuros de la vida, hay que gente que llora y hay gente que se enoja y le vienen rabietas a la hora de hacer catarsis, permítete según tu manera de actuar, liberar toda esa energía y ese dolor emocional y mental.

Voluntad

Otra manera y clave para poder salir adelante con éxito es la voluntad ya que esta es una clave muy relevante y necesaria para que no decaigas. Es muy factible que frente a una desgracia te sientas decaído y sin ganas de seguir adelante, pero justamente lo que tienes que hacer es lo opuesto. Tenes que lograr juntar valor y voluntad para poder seguir con tu vida, no es algo fácil pero si logras pensar en que más allá del dolor la vida sigue. Como personas que somos, todos tenemos sueños, metas y un postulado de vida en base a diferentes idiosincrasias que es lo que nos hace distintos y especiales a
nuestra manera, lo importante es que pienses en esto y juntes valor y voluntad para continuar en el camino, recuerda que las desgracias no son eternas y siempre se puede salir adelante.

Compartir lo que nos pasa

Compartir lo que sentimos es una gran forma de salir adelante. El otro, con su escucha, nos entiende, nos acompaña y eso facilita cualquier momento díficil. Recuerda que cerrarte en tí mismo solo generará mayor sentimiento de soledad y desgracia, ya que nunca verdaderamente estamos solos aunque así se sienta por momentos. Si quieres profunizar en el sentimiento de soledad te dejamos este artículo: link.

El escudo del Presente

Frente a una circunstancia que nos vino a remover el momento y nos esta trabando el status quo o revolviendo nuestra estabilidad, lo importante es conectar con nuestra resiliencia. Una vez que superes el dolor, la angustia y la ira de una desgracia debes de ponerte en forma y mirar solamente a tu presente ya que es lo único que estás viviendo en el momento. Al superar la experiencia del dolor lo importante es
ser consciente y aceptar de que es algo pasado, ya queda guardado en nuestro pasado y al haberlo vivido probablemente aprendimos de ello, de cómo llevarlo de que hacer y no hacer en dichas circunstancias, con quienes hablar, la estrategia para liberar nuestro dolor y desgracia.

Una vez que tengas conocimiento de que lo pasado es pasado,
vive el presente en todo sentido, úsalo como un escudo de tu personalidad ya que tus días son tuyos y de nadie más, aprende del pasado para lograr tener una mejor calidad de vida tanto física como mental en el presente que es lo que estamos viviendo propiamente dicho desde que nos levantamos hasta que dormimos.

Los momentos difíciles se deben de tomar con calma

Mantener la calma es un factor importante a la hora de manejar los momentos difíciles ya que cuanto más nervioso te encuentres más difícil es poder tomar tus decisiones claves a la hora de confrontarte en determinada situación de carácter “grave”
por eso te recomendamos que mantengas la calma. Se perseverante, usa tu escudo del presente mantén el foco de la situación y maneja los nervios y las emociones con rectitud, jamás te anticipes a una decisión sin pensarlo bien antes de actuar por más difícil que sea contener la calma a la hora de un momento desagradable como lo puede
ser el hecho de tener un pariente gravemente enfermo o el hecho de perder un trabajo de golpe y no poder manejar el impacto. Pero cuanto más nervioso estas mas nublada va a estar tu mente y mas difícil te va a ser poder salir adelante o procesar todo ese enojo o dolor a la hora de una desgracia. Recuerda que mas allá de todo dolor o de toda desgracia tu eres único y al ser un sujeto de derecho mereces tener una vida sana al igual que todos.

Salir adelante en frases

“La mayoría de las cosas importantes del mundo, han sido logradas por gente que siguieron intentándolo, cuando la esperanza parecía estar perdida” Dale Carnegie

“Quien no ha afrontado la adversidad no conoce su propia fuerza” Benjamín Jonson

“La vida es demasiado corta para permitir que las dificultades me quiten la alegría de vivir”  Pedro Sifontes

“Hablando de nuestras desgracias, las aliviamos” Pierre Cornielle “Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento” Víctor Frankl

Reflexión

Para finalizar queremos recordarte que las desgracias es un factor universal que nos sucede a todos a lo largo de nuestras vidas, es importante que por más personal que sea tu mal momento, no eres el único que ha pasado desgracias. La actitud que tomes al momento de enfrentar una adversidad, va a determinar la manera en que logres salir.

Por ultimo, destacar que si una desgracia esta afectándote de una manera muy aguda y permanece en el tiempo, no dudes en consultar con un profesional de la salud mental ya que el estancarse y no procesar de buena manera una desgracia, te puede generar problemas como depresión, adicción y algunos cambios muy agudos en tu
personalidad y forma de actuar.